Cómo coser con seda

A lo largo de la historia, la mayoría de las culturas consideran la seda como una tela lujosa. Incluso con el proceso sintético que hizo que la seda fuera más asequible, la seda es aún sinónimo de riqueza y ostentación. Por su caída, por los reflejos, y su volumen ligero es ideal para trajes de noche, ocasión, novias y demás momentos relevantes.

Pese a todas estas cualidades visuales, y táctiles, la seda puede ser complicada de manejar, tanto a la hora de cortar como de coser.Con algunos consejos y paciencia, podrás llevar a cabo cualquier proyecto que te propongas en seda.

Lo primero de todo, las 3 pruebas básicas que debemos hacer antes de tratar con un tejido con el cual, no hemos trabajado antes:

  • Lavar. Toma un trozo de tela y sumérgelo en un recipiente con agua tibia. Déjalo secar y observa lo que ocurre: la seda con el agua tiende a arrugarse, cambiando su apariencia. Una simple gota, o pasar un paño húmedo puede estropear este tejido tan delicado. Puedes usar un jabón suave (Woolite o Ivory Snow), pero lo más seguro es que requiera un lavado en seco.
  • Planchar. Toma un trozo de tela y haz el “burnning text”. Prueba la temperatura adecuada: en el caso de la seda, suele venir indicado en la plancha (silk) y es una temperatura muy baja. Recuerda, desactiva el modo vapor, ya que cualquier tipo de humedad puede dañar el tejido. Planchado en seco y a nivel muy bajo de temperatura.
  • Coser. Toma un trozo de tela o retal de seda, y ve probando distintas longitudes. Por lo general, ya que la seda es un tejido muy fino, necesitará una puntada corta (2,5 como máximo), si no quieres fruncirla. En lugar de una aguja UNIVERSAL, la aguja que debes colocar, es la llamada “punta de bola” (números 80/11 o 90/14). Si cosemos a mano, usa una aguja fina.

Una vez hemos experimentado con el tejido, ¡podemos empezar a CORTAR!

La seda es un tejido muy escurridizo. Hay varias formas de darle cierta rigidez y que el corte nos salga lo mas recto posible y sin escalones. Elige una tijera afilada. Como la seda es resbaladiza, utiliza una tijera muy afilada para que los cortes que realices en la tela sean precisos y parejos.Las tijeras dentadas cortan triángulos pequeños a lo largo de la tela. La seda tiende a deshilarse y esta tijera puede ayudar a controlarlo. 

  • Coloca un papel debajo de la seda para cortarla: Papel manila, tisú e incluso, mi favorito, papel kraft, ayudará a que la seda no se mueva o deslice cuando cortes los patrones. Todo quedará sujeto con alfileres. Usa alfileres finos, y que no estén oxidados o manchados por algún resto.
  • Hay productos químicos que puedes aplicar en las telas endurecerlas. Hay varias marcas, los puedes buscar como estabilizador de telas, en aerosol.
  • Otra opción, más casera, es ¡usar gelatina! Sin color. Aunque, por experiencia de otras compañeras, este proceso puede dejar restos si no se lava bien posteriormente.

Entradas recientes

Categorías