Oscar al Mejor Vestuario 2019

Tras las 91 Gala de los Oscar, analizamos los nominados y el ganador del Oscar a Mejor Vestuario 2019.

Sin duda, ha sido una de las Galas más atípicas de todos los tiempos, sin presentador, con una serie de premios que fueron entregados durante los anuncios (como por ejemplo a la mejor caracterización) por considerarlos menos relevantes a los otros, y, a lo que a nosotros respecta, el ganador a mejor vestuario no entraba en nuestras expectativas.

Ruth Carter debió pensar: “a la tercera va la vencida”, tras ganar el Oscar a mejor vestuario en la película Black Panther. Desde mi punto de vista, se ve con claridad la impronta de los productores Marvel Studios/Walt Disney Pictures (De hecho, fueron ellos los que expresaron claramente lo que querían). Es un trabajo muy colorido, étnico. Inspirados en estilos tradicionales africanos, mezclado con aires futuristas. Original y digno de elogio.

A diferencia de los premios Goya, en los Oscar encontramos 5 nominaciones. Sandy Powell estaba nominada a 2 Oscar: uno por “La Favorita” y otro por “El regreso de Mary Poppins”, teniendo pues, el 40% de posibilidades de obtener una estatuilla. Creo que era la ganadora de todas las quinielas, y sin desmerecer el trabajo de Ruth Carter, yo personalmente estaba convencida que la ganadora sería “La Favorita”. Los presentadores que otorgaban el premio iban ataviados con conejos de peluches en las manos, vestidos de la reina Ana, y cara pintada al estilo Black Panther. Creo que hasta ellos mismo se llevaron la sorpresa.

Tanto en “El regreso de Mary Poppins” como el “La Favorita”, Sandy Powell supo ofrecer un vestuario adecuado a la época donde se desarrollaba el film, pero con técnicas nuevas, usando lo que ahora se denomina tecni-tejidos: los encajes no eran los tradicionales, sino cortados a laser sobre vinilo, telas demin para vestidos de doncella, y telas impresas como si estuvieran pintadas para Mary Popins.

En “María, reina de Escocia”, Alexandra Byrne hizo un excelente trabajo recreando fielmente las ropas del siglo s. XVI.   Todas estas películas cuentan con un buen presupuesto; en este caso por ejemplo se usaron cristales de Swarovski para hacer una réplica de un collar para la reina Isabel I, lo que aportó autenticidad a su vestuario. Usaron el recurso de los colores para representar la psicología de los personajes y su estado de ánimo. Siendo una historia de intrigas y desacuerdos, la paleta predominante es de colores grisáceos y fríos, rozando lo lúgubre.

Por último, “La balada de Buster Scruggs” es la quinta película que opta al Óscar a mejor diseño de vestuario.  Mary Zophres creó un western a la manera clásica, de tejidos sencillos como pana y paños, de colores monótonos y una paleta cromática de colores tierra y oscuros. Es un buen trabajo, que gana mucho con la fotografía, pero no ha sido el mejor.

Entradas recientes

Categorías